En tu teléfono conservas infinidad de información confidencial: tus conversaciones más personales de WhatsApp, centenares de fotografías, tus contactos, el acceso a tu correo electrónico e incluso tus perfiles en redes sociales, entre otros datos.

metodos desbloqueo telefono movil

¿Qué ocurriría si perdieras tu móvil o si llegaran a robarlo? Con las siguientes recomendaciones no tendrás que preocuparte. Es posible blindar tu dispositivo para que nadie, absolutamente nadie, tenga acceso a cuanto atesoras en su memoria.

Te ayudamos a descubrir diferentes métodos para hacerlo, desde los más sencillos a los más difíciles de sortear.

El número que salvará tu dispositivo

Imagina que dejas el móvil encima de una mesa y, cuando te despistas un minuto, alguien trata de acceder a su información.

Su sorpresa sería máxima al encontrarse con que necesita introducir una clave numérica. Le será imposible adivinarlo y verá su empeño frustrado. Pero, ¿cómo puedes crear esta clave?

En Android deberás recurrir al menú de «Ajustes» y seleccionar, a continuación, el submenú de «Seguridad y ubicación», activando un código con un número reducido de dígitos, cuatro o seis.

En iOS, elige «Ajustes» y, seguidamente, «Touch ID» y el código. Procura que tu elección sea fácil de recordar, o mejor aún, apunta este PIN en un papel y consérvalo en un lugar seguro. Eso sí, nunca pegado al teléfono por si llegaras a olvidarlo.

Huye de combinaciones sencillas de predecir, como cuatro números exactamente iguales, tu fecha de nacimiento o tu propio número de teléfono.

Gracias a esta clave, los datos que conservas en el teléfono estarán protegidos como si estuvieran dentro de una caja fuerte.

Un patrón de desbloqueo a prueba de intromisiones

Este método solo está disponible en dispositivos Android. Consiste en dibujar un patrón sobre la pantalla, uniendo una serie de puntos con tu dedo en un orden concreto, para que el móvil se desbloquee.

Quien desconozca dicho patrón no tendrá posibilidad alguna de acceder al contenido de tu smartphone.

Su activación es similar a la del caso anterior, recurriendo al menú de «Ajustes» y, a continuación, a «Seguridad y ubicación».

Eso sí, a la hora de idear el patrón de desbloqueo es imprescindible pensar en uno que no sea sencillo de adivinar por cualquier otra persona.

Descarta las formas simples, como las que recrean una figura geométrica o una letra del abecedario: son las más utilizadas y el nivel de seguridad que te proporcionarán es escaso.

No es ninguna exageración. La mayor parte de las personas recurre a trazados tan predecibles que la seguridad está más que en tela de juicio. Cuanto más complejo y carente de lógica sea el que elijas, mejor.

La llave, tu huella dactilar

Tu huella dactilar es el método más férreo, o al menos uno de los más seguros, para guardar todo el contenido que conserves en tu móvil.

Al fin y al cabo, nadie puede simularla ni utilizarla sin que seas consciente. No hay dos iguales.

La manera de que tu huella dactilar se convierta en la llave virtual para el desbloqueo en Android pasa por recurrir a «Ajustes», «Seguridad y ubicación», y, finalmente, si tu smartphone cuenta con esta posibilidad, podrás seleccionar esta opción.

La pantalla permitirá capturar la huella colocando sobre ella el dedo varias veces.

En iOS, se establece entrando en «Ajustes», «Touch ID» y añadiendo tu huella. Esta también será registrada al poner el dedo sobre la pantalla.

La pantalla te permitirá entonces capturar la huella colocando sobre ella el dedo. Su imagen se guardará. Y, desde ese momento, el único modo de poder utilizar el terminal cuando se encuentre bloqueado estará en tu mano.

Tu rostro, tu mayor garantía de seguridad

El reconocimiento facial es otra manera de proteger cuanto guardas en tu dispositivo y, además, de un modo verdaderamente seguro.

Tal vez puedas temer que alguien utilice una fotografía de tu cara para burlar este sistema de seguridad, pero lo cierto es que no tienes de qué preocuparte: tu teléfono sabe distinguir una presencia real de una instantánea. ¡No hay forma de engañarle!

A pesar de que pueda parecer un método un poco futurista, lo cierto es que esta opción está disponible desde hace años y, en la actualidad, prácticamente cualquier modelo de móvil la incorpora.

Activarla resultará muy sencillo. El propio sistema existente te guiará a la hora de situar tu rostro ante la pantalla.

En Android se elige a través de «Ajustes», «Seguridad y ubicación» y «Smart Lock». En iOS, entra desde «Ajustes» y, a continuación, «Face ID». En ambos casos, el móvil te guiará a la hora de situar tu rostro ante la pantalla.

Así pues, dónde has olvidado tu teléfono y al alcance de quién son cuestiones que dejarán de tener tanta importancia porque tendrás la seguridad de que nadie podrá desbloquearlo.

Solo tú tendrás ese poder. Y no necesitarás memorizar números ni patrones: llevas la clave siempre contigo.

¿Cuál de los métodos que acabas de descubrir te convence más? ¿El basado en la huella dactilar? ¿O tal vez eres más clásico y prefieres memorizar una secuencia numérica?

Un gesto aparentemente tan simple como blindar eficientemente tu móvil te puede ahorrar buen número de problemas.

Toda la información que decidas guardar en él estará a salvo. Nadie podrá saltarse estas barreras de protección. ¿A qué esperas para probarlas?

Y asegurada la protección de tu dispositivo móvil, es hora de adquirir las competencias digitales necesarias para manejar tu teléfono a la perfección. Tienes a tu disposición nuestra oferta de cursos totalmente gratuitos.

¡Revisa el catálogo formativo y elige el que mejor se adapte a tus necesidades!