La basura tecnológica que generamos (microchips, cables, dispositivos electrónicos, etcétera) empieza a ser algo habitual en nuestro entorno más cercano.

reciclaje aparatos electrónicos

Por eso, nuestra contribución es fundamental para que estos residuos se conviertan en algo de utilidad. Hay dos vías básicas para que esto se produzca: el reciclado y la reutilización.

¿Cómo llevamos a cabo el reciclaje?

En cada aparato eléctrico o electrónico hay infinidad de materiales que podemos separar y procesar para que vuelvan a tener una función (aproximadamente un 97% de sus componentes).

Un solo tubo de un televisor viejo contiene 450 gramos de cobre. ¡Casi medio kilogramo! Pero, además, tiene otro cuarto de kilo de aluminio y, aunque el oro es siempre más escaso, no falta tampoco medio gramo.

Si repasamos todos los electrodomésticos y aparatos electrónicos, podemos encontrar hasta 60 materiales útiles en tablets, smartphones, ordenadores y demás. ¿Qué podemos hacer para darles una segunda vida?

El ciclo del RAEE: identificación, recogida y procesado

Las siglas RAEE hacen referencia al Reciclaje de Aparatos Eléctricos y Electrónicos. Es importante tener en cuenta que este tipo de residuos tiene un tratamiento muy diferente al de los desperdicios orgánicos o el vidrio, por ejemplo, y que viene regulado por leyes específicas.

Básicamente, no puede ser depositado en ninguno de los contenedores de basura que utilizamos en nuestra vida diaria.

El ciclo de reciclaje de estos aparatos comienza cuando los identificas y sabes que, para deshacerte de ellos, hay que darles un tratamiento especial llevándolos a un lugar en el que se hagan responsables de su procesamiento posterior. Tienes muchas más facilidades para reciclar de las que crees:

  • Cuando compras un electrodoméstico o cualquier dispositivo eléctrico o electrónico, la empresa distribuidora está obligada a recoger el aparato que vas a dejar de usar.
  • Otra alternativa es ponerte en contacto con la empresa a través de su servicio de atención al cliente. La ley establece que es la propia compañía quien debe hacerse responsable de la gestión de los residuos generados por los productos que fabrica. Por tanto, siempre deberán darte una solución.
  • También los ayuntamientos establecen puntos limpios para llevar este tipo de desechos y disponen de servicios de recogida en determinados casos.
  • Por último, existen organizaciones autorizadas para la recogida de estos equipos y su procesamiento.

Se considera que un dispositivo es eléctrico o electrónico cuando, para su funcionamiento, necesita el suministro de energía eléctrica u ondas electromagnéticas.

Es muy importante que, si el aparato usa baterías, las trates de forma separada porque pueden ser altamente tóxicas y contaminantes.

Una vez que hayas entregado el dispositivo o haya sido recogido por cualquiera de estos canales, será llevado a una planta especializada en el tratamiento de este tipo de residuos para ser procesado y aprovechar sus materiales.

RAEE en Andalucía

La iniciativa RAEE en Andalucía agrupa el esfuerzo de municipios, empresas, organizaciones y ciudadanía para el reciclaje y reutilización de residuos de dispositivos eléctricos y electrónicos.

Gracias a este proyecto, en 2018 se lograron recoger y procesar más de 42 millones de kg de RAEE en toda Andalucía.

Desde RAEE Andalucía, realizan constantes campañas de comunicación en medios y redes sociales encaminadas a potenciar el reciclaje de estos aparatos y sensibilizar a personas como tú para que toda la sociedad comprenda que somos parte fundamental del proceso. De hecho, sin la participación de toda la ciudadanía estos equipos no llegarían nunca a los puntos de recogida.

Entre estas campañas destacan dos. Por un lado, la iniciativa Green Week, impulsada por la Fundación Ecolec, que promueve la entrega de aparatos para reciclar en una semana en primavera.

Y por otro, la iniciativa llevada directamente por RAEE Andalucía, que, con el hashtag #DonaVidaAlPlaneta, recorre más de 120 municipios andaluces potenciando la donación de electrodomésticos ya en desuso.

Como has podido comprobar, el reciclaje y la reutilización de aparatos electrónicos y eléctricos son dos aspectos imprescindibles para conservar un ecosistema sano. Recuerda que eres pieza fundamental de su éxito.

La reutilización

Otros aparatos pueden ser reacondicionados y actualizados para llevarse de vuelta al mercado.

Normalmente existe un importante movimiento de segunda mano en el campo de los ordenadores, tablets, smartphones y otros electrodomésticos. Algo que, a menudo, es potenciado por las propias marcas.

Por último, una buena parte de lo que desechamos se canaliza a través de las ONG.

Así lo puedes ver, por ejemplo, en la labor de la Fundación Real Dreams, que organiza la donación de equipos a países menos desarrollados y en los que la última moda en tecnología no es tan importante como tener un mínimo acceso a ella.

De esta forma, los dispositivos que aquí ya no tienen salida comercial en el mercado, porque se han quedado obsoletos, son encaminados a regiones más desfavorecidas.

infografia reciclaje